Tarta de espelta con acelgas y espárragos

Como todos los años ha vuelto, con sus colores pastel, el aire perfumado, el cielo camaleónico que cambia diez veces al día, la brisa aún fresca pero ya amable, el sol ya no tímido que se empieza a ver cada vez con más frecuencia. . Es Primavera y esto solo es un motivo más que válido para sonreír y sentirnos felices por lo que hay, por lo que tenemos.

Época de renacimiento por excelencia, estos son los meses del año que prefiero, cuando los campos son un revoltijo de flores festivas que bailan y se inclinan a voluntad del viento, los pájaros gorjean y vuelven a volar alto sobre nuestros techos, y el la gente redescubre la alegría de descubrir y dejarse acariciar por los rayos del sol, quizás en su propio jardín que comienza a repoblarse con nuevas plantas aromáticas y geranios de colores vivos.

Queremos pasar horas al aire libre y esperando los largos días de verano, tenemos atardeceres rosados ​​que llegan cada vez más tarde, saciándonos todos los días de unos minutos más de luz. Ya están planeados los picnics para hacer en el lago o en el parque, anticipar los primeros frutos que están por llegar y llenarlos de nuevas y tiernas verduras, que contienen todas las tablas de verdor, el color que más que ningún otro representa el primavera.

Así que, tratando de no perder ni una de las sensaciones de alegría y ligereza que me trae este período, voy al mercado con una bufanda ligera y gafas de sol, me detengo a comprar mis nuevas hierbas, espárragos y acelgas. Me voy a casa feliz por las pequeñas alegrías que este loco mundo aún no nos ha sabido quitar y me pongo a amasar.

Sol entrando por las ventanas abiertas, cortinas blancas ligeramente ondeando, olor a algo rico en la cocina, mantel de lino nuevo y el primer almuerzo de primavera servido. Y mantenemos la receta cerca incluso para el gi porque estará fuera de la ciudad.

Ingredientes para la masa loca, para un molde de 24 cm:

200 gr harina 0

90 gr harina integral de espelta

4 cucharadas de aceite de oliva virgen extra

venta de media cucharadita de harina integral

unos 150-200 ml de agua a temperatura ambiente

Para el relleno:

350 gr de tofu natural, cortado en cubos

220 ml de leche de soja natural

100ml de agua

60 gr de harina de maiz

2 cebolletas frescas, incluida la parte verde

500 gr de espárragos, lavados

un puñado de acelgas, lavadas y limpias

una ramita de tomillo

2 ramitas de ajedrea

1 cucharadita de venta integral

aceite de oliva virgen extra

Procedimiento para la pasta loca:

En un tazón grande, mezcle las harinas, cree una fuente con la cavidad en el centro y vierta la sal y el aceite. Combinamos la mitad del agua y empezamos a amasar, añadiendo el resto poco a poco, hasta conseguir una masa tersa y homogénea. Dejar reposar debajo de un bol durante unos 30 minutos. Mientras tanto, cuidemos el relleno.

Procedimiento para el llenado:

Llevar a ebullición una cacerola con agua y una cucharada de vinagre de sidra de manzana y verter en ella el tofu cortado en dados, hervir durante 15 minutos y luego escurrir.

Mientras tanto, corta la parte final de los espárragos, pela los tallos con un pelapatatas y córtalos en rodajas, dejando enteras solo las puntas. Póngalos en una sartén con un chorrito de aceite y una pizca de sal, colóquelos a fuego medio y mézclelos a menudo, déjelos chisporrotear durante unos minutos, luego agregue 300 ml de agua y cocínelos hasta que se haya absorbido por completo.

Picar las acelgas en trozos grandes y colocarlas en una sartén grande con 2-3 cucharadas de aceite, cubrir con una tapa y poner a fuego medio-bajo. Cocinamos hasta que estén marchitos, pero aún verdes, si su agua no es suficiente, agregamos un poco.

Pica finamente las cebolletas incluyendo la parte verde y dóralas en una sartén grande con 2 cucharadas de aceite y una pizca de sal, hasta que estén tiernas. En este punto con las manos desmenuzamos sobre el tofu cocido y escurrido y mezclamos, continuando la cocción por 2-3 minutos y agregando un poco de pimienta.

En una batidora grande, añadimos el tofu con las cebolletas, sólo los tallos de los espárragos (dejando las puntas a un lado), la leche de soja, el agua, la sal, la harina de maíz, 2 cucharadas de aceite de oliva virgen extra, el tomillo y la ajedrea. navegar. Batimos hasta que la mezcla quede suave y homogénea. Añadimos las acelgas cocidas y mezclamos.

Tomar la masa y estirarla hasta un grosor de 3-4 mm sobre una superficie enharinada, colocarla en nuestro molde previamente engrasado. Verter el relleno por encima, colocar las puntas de espárragos de forma esparcida, cubrir con un chorrito de aceite y hornear en horno precalentado a 190° durante 40-45 minutos, hasta que la corteza esté dorada y el relleno compacto.

Servimos calientes, adornados con ajedrea fresca y tomillo.

Un abrazo, hasta pronto.

Source link
Katiuscia